miércoles, 4 de julio de 2007

El gazpacho

El gazpacho
El gazpacho es un plato típico de la dieta mediterránea que reúne las propiedades de ser rico, sano, ligero, refrescante, barato, fácil de preparar y de admitir múltiples variantes.


1. Un plato andaluz y veraniego
2. Sus ingredientes
3. ¿Qué nos aporta el gazpacho?
4. Origen y variantes


1. Un plato andaluz y veraniego


El gazpacho es un plato propio de la dieta mediterránea y quizá el más conocido y solicitado de nuestra gastronomía más allá de nuestras fronteras.

Se toma como plato principal, como entremés o acompañamiento. Aunque apetece en cualquier momento del año, es en verano cuando más se consume.

Sus ingredientes se trituran o se añaden en trocitos para crear una sopa fría de verduras frescas. Es un alimento sano, ligero y refrescante, barato, fácil de preparar y con tantas variedades como regiones. ¿Hay quien dé más?


2. Sus ingredientes

Su base es el tomate al que se añade el agua, el aceite, el vinagre, el ajo, la sal, el pan y con mucha frecuencia el pepino, el pimiento y la cebolla. Sobre esta base, y según la receta, se puede añadir orégano, pimienta, pimentón, huevo (crudo o frito).

Estos ingredientes se trituran con la batidora hasta obtener una consistencia de sopa, a la que se suelen añadir tropezones hechos con trocitos de huevo duro, pan frito, pimiento, pepino, tomate, cebolla, jamón, atún, gambas, etc.

Posteriormente se guarda en el frigorífico o se le añaden cubitos de hielo para servirlo fresco.


3. ¿Qué nos aporta el gazpacho?

Vitaminas. El gazpacho, por su alto contenido de vegetales, es una fuente de vitaminas.

- Por su contenido en vegetales, el gazpacho aporta gran cantidad de sales minerales, vitaminas y fibra.

- El tomate aporta gran cantidad de antioxidantes como la vitamina E, A y C, vitamina K, potasio y licopeno.

- Su contenido en aceite de oliva lo convierte en una fuente de ácidos grasos insaturados como el oleico.

- El ajo es antiinfeccioso, antioxidante, expectorante y aumenta las defensas del organismo gracias a su contenido en compuestos azufrados.

- La sal ayuda a retener el agua en el organismo con lo que favorece la rehidratación.

- El pan, que se incluye en la mayoría de sus variantes, constituye un aporte de hidratos de carbono de absorción lenta.

- Si se añaden trocitos de huevo, jamón o atún tendremos un aporte extra de proteínas de alta calidad.

Así pues, además de nutrir, hidrata y refresca. ¿Qué más se puede pedir?


4. Origen y variantes

En su origen el gazpacho era la base de la dieta de los campesinos andaluces que trabajaban de sol a sol y reponían sus energías con una bebida fresca, hidratante y energética a base de agua, aceite, pan, sal y vinagre a la que, tras el descubrimiento de América, se añadieron el tomate y el pimiento.

Existen otros tipos de preparados gastronómicos que se denominan gazpachos. Algunos son muy similares al andaluz como el gazpacho extremeño o el preparado en algunas regiones de Murcia pero otros difieren sustancialmente del típico gazpacho andaluz.

Esto sucede con el gazpacho manchego o el alicantino que son platos calientes a base de conejo, perdiz o pescado con una base de rebanadas de pan, que nada tienen que ver con el gazpacho propiamente dicho.

Es curioso comprobar que la cocina mexicana prepara un gazpacho idéntico al andaluz, con la variedad de que lo acompaña de trocitos de aguacate o mango.

Dentro de lo que se considera gazpacho como tal existen múltiples variedades, ya que cada región andaluza tiene su propia receta y dentro de ésta, cada casa lo prepara a su manera siguiendo el gusto personal o la tradición familiar.

Así, sobre la base de sus ingredientes, se varía la cantidad y el modo de mezclarlos, se añaden nuevos ingredientes o se eliminan otros. Todo sin restar un ápice a su esencia ni a su riqueza nutricional.

Existen además variedades del gazpacho como la porra antequerana o el salmorejo cordobés, que son más espesos, o el gazpachuelo que se sirve caliente. Otras variedades son el ajoblanco, también típicamente andaluz, en el que se sustituyen los tomates por almendras y adereza con uvas pasas, o el gazpacho de habas.


Dra. Dª. Ana María Roca Ruiz
Médica y Odontóloga – Máster en Nutrición

Publicar un comentario