viernes, 14 de agosto de 2009

Fibromialgia. Puntos gatillo, puntos clave

.





Anoche navegando por internet, encontré esto que os pongo, me parece muy importante aunque no aclara nada, hay personas que están diagnosticadas quizás porque sus síntomas son evidentes, pero somos muchas las mujeres que nos hemos quejado siempre, a temporadas porque esta enfermedad viene y se va, hay días que estas muy bien con ganas de trabajar y otros que es imposible tirar adelante, a mi el médico me dice que es de la edad y, cuando tenía treinta años no sabían que decirme, con esto no quiero decir que yo tenga esta enfermedad, pero es que he decidido tomarme algún calmante antes de que el dolor se apodere, intento relajarme, y cuidarme, una observación es que cuando un día estas bien y estas aprovechando ese bienestar no solo para trabajar, también para pasártelo bien con la familia o amigos al día siguiente estas agotada, como si el esfuerzo hubiese sido extraordinario, yo lo llevo con paciencia aunque hay veces que te desesperas, pero los médicos me dan “yuyu”, porque no te atienden, como el dolor no se puede medir…


Fibromialgia. Puntos gatillo, puntos clave
mié ago 12 09:58
La fibromialgia es una enfermedad en el sentido que tiene una entidad propia, una serie de síntomas que la caracterizan y que son relativamente fáciles de detectar en los pacientes que la padecen.

Pero sigue siendo una
gran desconocida, toda vez que no sabemos su origen. Se diagnostica casi siempre por exclusión de otras enfermedades reumáticas y además no tiene una prueba de laboratorio o de imagen que la confirme.

Se ha hablado mucho sobre si se trata de una
enfermedad de la esfera psicosomática; esto implicaría que los síntomas que notamos son la expresión por parte del cuerpo de conflictos no resueltos, ansiedades y preocupaciones. Y es verdad que, en muchas ocasiones, la fibromialgia afecta a aquellas personas más irritables, o más perfeccionistas. Pero no siempre es así. En cuanto al diagnóstico, se basa fundamentalmente en la exploración física por parte del médico.
Existen los denominados puntos gatillo, la localización de los cuales aparecen en la ilustración.

La aparición de
dolor en, al menos, 11 de estos 18 puntos, orienta al clínico a pensar que estamos ante una fibromialgia.

Como decíamos, de nada sirven las analíticas o las radiografías si no es para descartar el resto de enfermedades con las que hemos de hacer un diagnóstico diferencial.

Y en cuanto al
tratamiento, más controversia aún. Nosotros en la clínica recomendamos ejercicio físico, estiramientos, piscina, yoga… Pero muchas veces no es suficiente. En esos casos, se puede probar con analgésicos suaves: Paracetamol, ibuprofeno (con las precauciones que hemos de tener a la hora de tomar cualquier antiinflamatorio; sobre todo, en gente mayor). Los relajantes musculares pueden tener su hueco, pero hemos de pensar que se trata de una medicación con gran poder adictivo. Pueden ser utilizados en pautas cortas, pero mejor evitarlos si necesitamos un tratamiento diario.

Ciertos
antidepresivos pueden ser eficaces en esta patología. Esto se debe al hecho comentado anteriormente que, en muchas ocasiones, la fibromialgia suele asociarse a cuadros de irritabilidad o insomnio.

De todas formas siempre será preferible, como decíamos, el
ejercicio físico, y alguna pauta de relajación o de estiramientos musculares.

Os dejo un
artículo que escribí al respecto para reforzar lo aquí dicho.

Por el Dr.
Francisco Marín (Atención primaria)

saludos
---------------------------
Publicar un comentario