jueves, 25 de febrero de 2010

ACTIVIDADES PREVENTIVAS EN LOS MAYORES

.
Charlas a un grupo de estudiantes del Instituto de Galles



Ahora la expectativa de vida después de los 65 años es de 18 años para las mujeres y de 14 años para los hombres, una cantidad considerable de tiempo para realizar cambios de comportamientos y percibir los beneficios en salud.

El aumento de la longevidad se acompaña de un aumento de la prevalencia de morbilidad sobre todo por enfermedades crónicas y por incapacidades. La mayor prevalencia de incapacidad como consecuencia de la enfermedad y la necesidad de mayor tiempo de recuperación del estado de salud basal justifica la necesidad de cuidados preventivos, progresivos y continuados.

El objetivo de las actividades preventivas en este grupo de edad no es tanto el aumento de la expectativa de vida como el aumento de la expectativa de vida activa o libre de incapacidad, es decir, prevenir el deterioro funcional y cuando este se ha producido, recuperar el nivel de función previo con el objetivo de que el anciano pueda permanecer en su domicilio con el mayor grado de independencia posible.

En 1959 la OMS afirmó: ” La salud del anciano como mejor se mide es en términos de función”

Dado lo heterogénea que es esta población se deberá decidir la realización de las actividades en función del beneficio individual, marcado no tanto por la edad del individuo sino por la expectativa de vida.

En esta población la prevención secundaria y la terciaria son más relevantes al ir enfocadas a la prevención de incapacidades.
La evidencia científica con estudios aleatorios en esta población es escasa.

Muchas veces la implantación de estas actividades es más por la extrapolación de los resultados obtenidos en otros grupos de edad y por la efectividad obtenida en cuanto a mejoría funcional y de calidad de vida cuando se adoptan dichas medidas en estudios descriptivos.

Algunas de las recomendaciones para los ancianos proceden de evidencias indirectas de los programas de valoración geriátrica. Aunque los objetivos de la valoración geriátrica global (VGG) se extienden más allá de la prevención hay muchas similitudes conceptuales entre la VGG en el medio comunitario y los cuidados preventivos.

JUAN LÓPEZ

Publicar un comentario