domingo, 8 de julio de 2007

LA SANDIA




Cuando el calor aprieta, la sandía se convierte en una de las opciones más refrescantes y saludables para calmar la sed. Muy rica en agua, la sandía además aporta cantidades interesantes de vitamina A, C, E, potasio y magnesio.

1. Un fruto de llamativo aspectoLa sandía, también conocida como "melón de agua", es el fruto de una planta (Citrullus lanatus) de la familia de las Cucurbitáceas a la que también pertenecen el melón, el pepino y la calabaza.



Contenido. Es una fruta que contiene gran cantidad de agua.Es un fruto de forma redondeada, ovalada o incluso cilíndrica, achatada por los extremos, que suele rondar los 3 y 8 kg. de peso e incluso alcanzar dimensiones considerables, de unos 15 ó 20 kg. Su cáscara, lisa y dura, presenta un color variable que va desde el verde pálido al oscuro y a veces muestra franjas longitudinales de diferentes tonalidades de verde.

La pulpa, muy jugosa y de sabor dulce, normalmente es roja, pero también puede ser blanca, amarilla o rosada y suele presentar esparcidas abundantes semillas o pepitas de color negro, marrón o blancas. Sólo algunas variedades no presentan semillas.


2. Una fruta milenariaLa sandía procede del África tropical. Desde tiempos remotos fue una fruta muy apreciada por egipcios y árabes, que la utilizaban para calmar su sed e incluso para decorar las tumbas egipcias. Se cree que llegó a Occidente a comienzos de la era cristiana y que fueron los europeos quienes la llevaron a América después del descubrimiento. Actualmente, la sandía es una fruta típica de climas cálidos y templados, propios de los países mediterráneos. Ha extendido su cultivo hacia las zonas tropicales y subtropicales de América, y goza de gran popularidad como demuestra su elevado consumo en los países más desarrollados.


3. Un alimento de amplio consumo España se sitúa entre los siete primeros países productores de esta fruta, aunque los mayores productores de sandía en la actualidad son China, Turquía, Irán y Estados Unidos. El calendario de producción de sandía en España comienza en marzo, con la producción en cultivos en invernadero de las zonas más meridionales de Andalucía y Levante, y termina en octubre, siendo los meses de mayo a septiembre cuando se alcanzan las máximas producciones. Las variedades de sandía más conocidas en España son: - Sugar baby. Es la variedad más importante y más apreciada por su dulce sabor. Fruto esférico y piel lisa de color verde oscuro. Destaca el color rojo intenso de su pulpa salpicada por abundantes semillas negras.


- Crimson sweet. Fruto de forma esférica o alargada. Presenta una piel de color verde amarillento, surcada por franjas irregulares de color verde más oscuro. Su pulpa es rosada, con pocas semillas y su sabor es muy dulce. Suele alcanzar los 6 y 8 kilogramos. Del tipo Crimson Sweet, "sin semillas", el líder mundial es la variedad "Reina de Corazones". - Charleston Gray. Frutos ovoides, alargados, de color gris-verde con nervaduras o jaspeado más oscuro.


Muy apreciadas en el mercado asiático. - Ice-box. Frutos muy redondos, relativamente pequeños, con la corteza verde clara con rayas, y una pulpa roja o amarilla. Su consumo está en alza gracias al interés que despierta su pequeño tamaño, la casi ausencia de pepitas y el color amarillo de algunas de sus variedades. Aunque la sandía siempre ha gozado de una amplia aceptación a nivel mundial, actualmente el mercado internacional ha experimentado un alza en lo que respecta a su consumo.


La razón fundamental son las campañas de promoción y marketing desarrolladas para este alimento, que con pocas calorías ofrece múltiples ventajas para la salud. Cada vez es mayor la incorporación de nuevas variedades obtenidas por ingeniería genética, que no sólo mejoran la calidad del producto y permiten disfrutar de esta fruta durante todo el año, sino que además ofrecen productos cada vez más novedosos.


Buena prueba de ello la presentaron no hace mucho tiempo los japoneses con sus "sandías cuadradas". Aunque aseguran que no se trata de ninguna manipulación genética y solamente se fuerza el crecimiento de la fruta para que adopte su forma cúbica, la idea no carece de ingenio.



El motivo, según argumentan, es la falta de espacio, el resultado... unas sandías igualmente sabrosas y refrescantes pero mucho más caras. 4. Baja en calorías, rica en vitaminasLa sandía es una fruta muy rica en agua (un 90% de su peso), de ahí su poder refrescante, a la vez que su aporte energético es muy bajo (sólo aporta unas 21 calorías/100 g). Si a esto se une su interesante contenido en vitaminas A, C, E, B1 y B6 junto el potasio y la fibra también presentes, se puede pensar en ella como un alimento ideal en las dietas de adelgazamiento, además de muy recomendable en enfermos renales y en niños.



Es una fruta que no aporta gran cantidad de hidratos de carbono, apenas unos 5 g/100 g, por lo que puede ser consumida por personas diabéticas. Además la práctica inexistencia de grasas, unido a su alto contenido en agua y su poder saciante, la hacen muy aconsejable en las curas de adelgazamiento, problemas cardiovasculares y hepáticos. Su fácil digestibilidad y bajo contenido calórico hacen que se tome en cantidades más elevadas que otras frutas y esto repercute de forma directa en un mayor aporte en vitaminas y minerales.


Una porción de 250 g aporta 70 calorías, cubre el 42% de las necesidades diarias de vitamina C, el 15% de las de vitamina A y el 10% de la vitamina B1. La vitamina A se encuentra en forma de betacaroteno y junto a las vitaminas C y E le confieren propiedades antioxidantes muy útiles para mantener la piel y los epitelios en perfecto estado.


Respecto a su contenido mineral, destaca la presencia de potasio (88,5 mg/100 g) que la convierte en un excelente diurético, así como de magnesio (11 mg/100 g), calcio (7 mg/100 g), hierro (0,3 mg/100 g), además de sodio (8 mg/100 g), aspecto éste de interés en personas que deban seguir dietas pobres en este mineral. Su contenido en fibra es moderado (0,3 g/100 g) pero suficiente para combatir problemas de estreñimiento uniendo sus potenciales efectos laxantes al alto contenido en agua.


Una de las ventajas de la sandía es que proporciona fibra sin causar problemas de gases o aerofagia como otras frutas (manzana, naranja o melón) y esto la hace apta para estómagos más delicados. Sus semillas además son ricas en cobre, manganeso y cinc y, en este sentido, en medicina natural, se recomienda masticar las semillas para combatir los problemas de próstata.


5. Consejos prácticos La mejor época de compra para esta fruta es el verano, en los meses de junio a agosto. Para disfrutar de una sandía madura, de buen sabor y textura, ésta debe ser pesada y firme. Al darle unos golpes con los dedos o las palmas de las manos, debe sonar a "hueco". Esto indicará que la fruta está llena de agua y en el punto óptimo para ser consumida.


En las sandías de color verde oscuro, el rayado de la corteza con la uña debe ser fácil y un surco profundo y de color blanco claro puede ser una buena señal. Una buena sandía debe presentar una zona pálida, casi amarillenta en su corteza, que indica la zona de contacto del fruto con el suelo mientras maduraba. La no existencia de esta zona indica que no ha madurado en la planta y ha sido recolectada prematuramente.


Una vez cortada, hay que consumirla rápidamente para disfrutar de todo su sabor y sus propiedades nutritivas. Una sandía fresca presentará una pulpa firme y jugosa, sin bandas blancas. Una vez abierta se debe guardar en el frigorífico cubierta por un film transparente y consumirla lo antes posible. La sandía se consume sola o en macedonias, como entrante o como postre y combina muy bien con muchos alimentos. Se hacen con ella sorbetes, zumos, helados, ensaladas... Las semillas son comestibles y en muchos países asiáticos se consumen tostadas o fritas como aperitivo e incluso se utilizan para hacer pan.



Además, la corteza se puede utilizar en confitería y su pulpa puede ser muy útil como mascarilla de belleza para el tratamiento de pieles delicadas.



SALUDITOS


Dra. Dª. Ana Haro García
Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos
Universidad de Granada
Publicar un comentario