martes, 21 de agosto de 2007

ÉRASE UNA VEZ...

¿Sabéis lo que ocurre después de que la princesa bese a la rana y ésta se convierta en Príncipe?Me refiero a bastante después.Concretamente y para ser más explícita, a después de después.Cuando ya se ha ido a comprar al Mercadona juntosCuando han pasado juntos un primer resfriado. Pero no un resfriado de : “!Atchis!..Ay Cariño, parece que me he resfriado”..no, no, no…Me refiero a esos resfriados de “!!!!!Achuuuuuuuuuuuuuumariayjosé!!!!!....!!!!!Corre Mercedes, tráeme un pañuelo, que me llegan los mocos a la barbilla!!!!!”¿Qué ocurre después de que a ella una amiga de la madre le hablara estupendamente de una mascarilla para la noche, hecha de forma casera a base de pepinillos, cáscara de platano y miel “que si te la pones justamente antes de acostarte te deja la cara divina”?¿Qué pasa cuando loS polvoteS de la semana, pasan a ser el polvote del Sábado?¿Y cuando empiezan a ser el polvote de Enero, el de Febrero,…?¿Qué pasa con los mails de amor al correo electrónico?¿Por qué se terminan?¿Y con los mensajes de enamorados al móvil?¿Se puede considerar “mensajito de enamorada”: "SACA DEL CONGELADOR LA CARNE PARA ESTA NOCHE"?(Nota: únicamente se considerará “mensaje de enamorada” si Él, por alguna extraña razón, tiene el miembro metido en la nevera)¿Qué pasa con las escapadas del fin de semana?¿Aceptamos como “escapada” al arte del escaqueo del hogar marital para ver fútbol con los colegas en la peña?¿Te acuerdas cuando recorrías 900 kilómetros en un solo día, sin ni siquiera parar a descansar, por ver “la carita de tu niña”? Era cuando insistías en que “el amor no entiende de distancias”¿Por qué entonces ahora, para recorrer los 900 metros que separan tu casa (vuestra casa) del trabajo tardas hora y tres cuartos? ¿Por qué para, apenas 1 kilómetro, descansas en todos los bares que te vas encontrando?¿Te acuerdas de : “Aquí traigo flores para la mujer más guapa del mundo”?Y ahora: ¿Dónde están las flores? (diría ella)…¿Dónde la mujer más guapa del mundo? (diría él)En fin, que parece ser que princesas y príncipes vuelven a convertirse en sapos. En definitiva son cuentos “capicuos”: sapo – príncipe – sapoAsí que, a cuidar la convivencia que puede salirnos “rana” . Como diría áquel: "!!un poquito de por favor!!"
Ardelia Lortz Martes, 23 Noviembre 2004 23:24
Publicar un comentario