lunes, 20 de agosto de 2007

ODIO A MIS HIJOS...Comedia

Después del ultimo comentario, decido aclarar que esto es una comedia.
 Cuatro mujeres que están en el sicólogo contando los problemas que le dan los hijo,
 y que después de desahogarse terminan peleando porque critican los defectos 
de los hijos de una a la otra. 
Y no consienten que a sus hijos los critiquen nadie.


vean que las exclamaciones son de las otras. 

Me casé con un zopenco. (¡PROBRE!) No sé qué le vi.
Cuando me dejó preñada, a la primera, el muy salvaje, mi primer impulso fue abortar. (¡Buf!) Pero al final decidí tenerlo.
No me atreví a decirle al cochino de mi ex marido que no quería un hijo suyo. (¡NORMAL!)
Para entender mi situación, tendría que haberlo conocido.
No era un hombre. (AH¿¿NO??) Era un animal. (AH)
Grosero, grasiento, apestoso, peludo como un gorila.
Solo levantaba el culo del sofá cuando gritaba “!goooool!” (QUË HORROR)
Y nació mi hijo. (AH)
Mi mayor desgracia (OH) es igual que el guarro apestoso de su padre.
La misma cara, el mismo carácter, la misma piel grasienta, la misma vos cuando grita “!gooool!”
El mismo olor a pies. (ECS) acaba de cumplir doce años y ya tiene la espalda llena de pelos. (UHHH) ya decía yo que tenia que haber abortado.
Las intuiciones femeninas pocas veces fallan. (POCAS, NUNCA)
Me di cuenta de cómo sería el niño ya sus tres meses de vida. Le estaba cambiando los pañales y de repente lo vi. con las dos manos allí, rascándose las pelotas, exactamente del mismo modo que el cerdo de su padre. (¡OH; NO!) ¡Oh no! “No podré toda la vida con los dos a la vez”, pensé. Tenia que tomar una decisión. Me divorcié.
Me quede el cerdo pequeño. (GRR) Durante todos estos doce años he intentado educar al pequeño salvaje como he podido. Pero todo ha sido inútil.
Sucio como su padre, gritón y torpe como él, mal bicho como él, obeso como él, eructos pedos por doquier en sitios privados y públicos.
(QUÉ ASCO, POR DIOS)
En el colegio, un desastre de notas, no aprueba ni la gimnasia.
Eso si, un fanático del fútbol, como el mas bestia de los “hooligans”, loco por las hamburguesas rebosantes de ketchup y de mostaza, y por las películas de violencia americanas
Y yo, que lo que mas deseaba en el mundo era tener un hijo inteligente, refinado, culto, sensible, y me salio un pedazo de grasa sucio, peludo, chillón y encima pro yanqui. (¡! AUA!!)
Y corto. Por que mira que lo he apuntado a música, idiomas, a informática, y a mil actividades
Extraescolares.

Nada. El otro día le digo, desesperada: “cariño, dime, tú ¿qué demonios, qué coño quieres ser cuando seas mayor?”
Y me dice entre dos eructo “¿Que qué quiero ser yo? -!rooo!- pues nada -¡rooo!- hijo tuyo, ya tengo bastante”. (QUE MORRO)
Y acto seguido, se mete un dedo entero en la nariz, se la hurga como un poseso, se saca un moco de kilómetro, lo aplasta entre los dedos, lo convierte en una pelotilla gigante, me lo enseña y me dice alegremente, antes de ponérselo entre los dientes:
“Mira mamá, ¡chicle gratis!”
(PERO QUE GUARRO, QUE GUARRO, QUE GUARR)
Para más INRI, el niño me ha salido salido…., (¿EH?) Que se pirra por las nenas, vaya. (¡AH!) El ultimo fin de semana que estuvo con el pedazo de mula de su padre, volvió con una cinta de vídeo en la bolsa. (¿Y?) Se la pillé. (¿SI?) Titulo de la película:Enfermeras excitantes por detrás y por delante. (¿POR DETRÁS?) Le he castigado un mes entero sin pastelitos. (¡MUY BIEN!) Así es que mi vida con él. Mi vida
Publicar un comentario