miércoles, 19 de septiembre de 2007

EL PUEBLO QUE ME VIO NACER


HISTORIA DE CARMONA
Carmona es una de las ciudades de mayor abolengo histórico de Sevilla. Sus distintas denominaciones pregonan el papel de la ciudad en las distintas invasiones. Los cartagineses fundaron una colonia a partir de ella a la que denominaron Kar-Hammon ("ciudad del dios Hammon" (divinidad solar de Cartago), nombre del que, en definitiva, procede el actual. Así, su nombre primitivo, CARMO, proviene de su origen y fundación turdetana, aunque también se le atribuye origen semita. También ha sido relacionado con el etrusco Carminius. Los romanos la llamaron Carmonia y los árabes Karmonch a partir de su conquista en 1712.



La fertilidad de la zona y su privilegiada situación geográfica en lo alto de un cabezo de fácil defensa hicieron que Carmona estuviera poblada desde tiempos prehistóricos. Se han encontrado pruebas de su poblamiento por hombres de Cromagnon. Aunque hayan aparecido restos del Paleolítico, son mucho más abundantes los del Neolítico y Eneolítico entre los que destacan los magníficos "vasos campaniformes" del Acebuchal.A partir de un núcleo turdetano, se desarrolló una colonia cartaginesa de gran importancia, conservándose algunos restos de murallas de esta etapa en la Puerta de Sevilla. Uno de los reyes de la Carmona ibérica tuvo una muy activa participación en la segunda guerra púnica (218-202 a. C.)En el año 206 a. C., Carmona es conquistada por el Imperio Romano; fue intensamente romanizada y se convirtió en uno de los núcleos urbanos más importantes de la Bética, con el nombre de Carmo.Carmona llegó a obtener el privilegio de acuñar moneda, y fue rodeada de un poderoso recinto amurallado que Julio César cita en su "De Bello Civile"; obtuvo la categoría de municipio, perteneciendo al convento Jurídico Astigitana (Écija), y quedando adscritos sus habitantes a la tribu Galeria. En la época romana Carmona participó activamente en la política hispana, y en el año 46 estuvo al lado del César en la guerra civil contra Pompeyo. El trazado de la ciudad, que se realizó sobre la población cartaginesa, todavía se percibe en la actual Carmona, especialmente el Cardo Máximo, que iba desde la Puerta de Sevilla a la de Córdoba. De esta época los restos arquitectónicos y escultóricos son de una gran categoría, destacando la impresionante Necrópolis y el Anfiteatro. Por Carmona pasaba la Vía Augusta, usada y conocida durante la Edad Media con el nombre de El Arrecife, y de la que se conservan algunos restos y un puente. Sin duda, éste fue uno de los períodos más brillantes de la historia de Carmona. Conserva también restos de la época visigoda. Su importancia no decreció en época musulmana, y llegó a ser capital de uno de los reinos de Taifas, en el siglo XI tras la caída del califato cordobés. Los árabes reformaron su sistema defensivo, y la embellecieron con notables alcázares, mezquitas y otros notorios edificios, de los que aún quedan hoy vestigios.La conquista fue obra de Fernando III "el Santo" el 21 de septiembre de 1.247, comenzando la repoblación. Se le otorgó un fuero propio. Su territorio municipal fue delimitado por Alfonso X el Sabio. Fue objeto de favores por parte de Pedro I "el Cruel", que residió frecuentemente en ella, y engrandeció y transformó el Alcázar de la Puerta de Marchena, para residencia real. En él se refugiaron sus hijos, defendidos por don Martín López de Córdoba, maestre de Alcántara y Calatrava, después de la muerte violenta del rey en Montiel. En 1391, la amplia comunidad judía sufrió un terrible progrom (matanza organizada de judíos con participación de las autoridades), como consecuencia de la adhesión de la ciudad al bando de Pedro I en la guerra civil contra su hermano Enrique II. En el siglo XV, las luchas entre los partidarios de Ponce de León, señores de Arcos y Marchena, y los Guzmán, Condes de Niebla y Duques de Medina Sidonia, azotaron fuertemente a la ciudad.La participación de Carmona en la guerra de Granada fue muy notable, como se ha podido comprobar por la abundante documentación conservada en el Archivo Municipal. En 1.630 Felipe IV le concedió el título de ciudad. Durante el siglo XIX Carmona participa de manera activa en los distintos acontecimientos políticos que sacuden al país. En el momento del pronunciamiento de 1854, O´Donnell se encuentra en Carmona y la revolución de 1868 sacude sus estructuras políticas. En 1869 la ciudad fue escenario de uno de los primeros intentos de implantación de la República Federal.Tras la guerra civil de 1936-1939, Julián Besteiro, último presidente de la República, fallece en la cárcel de la ciudad.


Julio César fue apoyado en la guerra contra Pompeyo por la ciudad de Carmona, a la que cita en su obra "De bello civile.


Fernando III el Santo conquistó Carmona para la causa castellana, dando un impulso decisivo a la Reconquista.


Pedro I "el Cruel" residió frecuentemente en Carmona, y fue el responsable de la transformación del Alcázar de la Puerta de Marchena en residencia real


http://www.turismo.carmona.org/turistavirtual.htm




Publicar un comentario