lunes, 4 de febrero de 2008

3. Cualidades que ayudan a la reconciliación

Es cierto que resolver diferencias no es algo que dependa de uno mismo o de tener una buena predisposición para propiciar el acercamiento ya que el otro puede decidir no querer vernos y no dejarnos ninguna opción.En cualquier caso, de nosotros depende hacer todo lo posible por recuperar la amistad y hacer que la reconciliación se produzca. - Intenta ser tú quien de el primer paso para arreglar la situación. No lo veas como una derrota sino como un acto de valentía.- Es muy importante desarrollar la capacidad de raciocinio y análisis, aprender a ser objetivos y críticos con nosotros mismos, exigirnos y ser sensatos a la hora de buscar soluciones e implicarnos en la resolución de nuestros problemas, intentando evitar esa actitud tan extendida de que sean los otros los que den el primer paso y nos faciliten el acercamiento.- Ante esto, es aconsejable acudir al motivo del enfado y tratar de desvelar realmente el porqué y el alcance de tal dolor. Para ello, es muy importante intentar relativizar, tomar distancia y ver aquello que nos preocupa desde una perspectiva clara y objetiva. - Después habría que propiciar un acercamiento con la otra persona y procurar que perciba que te importa, que quieres aclarar lo ocurrido y que para ti la relación es muy importante. Escucha al otro con la mente abierta, sin prejuicios y con interés. - Intenta desarrollar la capacidad de confiar en los demás y de aprender a reparar en sus cualidades, ser menos exigente, disculpar sus errores, aceptarlos como son y no como nos gustaría que fueran, etc.- En el caso de ser nosotros los ofendidos, para aprender a perdonar hay que aceptar el dolor que nos ha producido la ofensa y reconocer que nos han lastimado. - Cuando nos pidan disculpas, es muy importante no poner condiciones, y conceder el perdón sin pedir nada a cambio, perdonar es un regalo y no un favor que en un futuro nos tengan que devolver.- Olvidar la venganza y no olvidar que en cualquier discusión que no tiene un buen fin. Nunca hay ganadores sino todo lo contrario, solo perdedores. No se trata de buscar culpables sino de buscar soluciones e intentar mejorar la calidad de nuestras relaciones con los demás.- Quienes llegan a reconocer el porque de su situación y están dispuestos a perdonar o reconocer que tienen que ser perdonados alcanzarán paz y serenidad interior. - Perdonar es una experiencia que provoca que nos sintamos mucho mejor con nosotros mismos y nos ayuda a dejar de recordar cosas negativas que nos entristecen.

Dª. Trinidad Aparicio Pérez
Psicóloga clínica. Psicóloga escolar
Granada
Publicar un comentario