miércoles, 18 de febrero de 2009

Ni Tontas, Ni Locas, ni Brujas

Abuelas de primera división
16/Febrero · 10:19 · Ana Isabel Espinosa



Fueron madres, siendo casi niñas y la vida les fue dura y difícil, pero nunca se quejaron, porque voluntades como las suyas forjaron imperios de amor y dadivas de cariño , a su alrededor. Cargaron con sus hijos a cuestas y dejaron para mañana o mas bien para nunca ,eternos sueños de hacer esto o aquello, ahora aparcados , una vez más , en pos de los de siempre, de los demás , que mamaban de sus blandos pechos , la leche de las muchas horas , que se dejaron en sus cuidados Son abuelas , porque han tenido hijos que les han dado nietos, pero sobre todo son abuelas porque engendraron hijos que amaron, que educaron, de los que siempre se sintieron orgullosas y a los que siempre protegieron y cuidaron incondicionalmente, igual que hacen ahora con los nietos Están por doquier con sus manos blancas acarreando niños , que arrastran en cochecitos de paseo ,de la mano, contándoles cuentos o incluso enfadadas con ellos ,porque estas madres eternas de la humanidad siempre andarán por ahí , haciéndonos la vida más fácil a todos Puede parecernos que no tienen edad, podríamos creer incluso, en nuestra mucha sandez, que ya nacieron ancianas y que el tiempo pasa sobre ellas lentamente ,respetando su vejez ,inalterando su esencia , como encaje de bolillo viviente , que no debiera perderse en el juego de la memoria olvidadiza , por lo mucho de valioso que hay en él Andan con pasos callados , porque llevan la vida en ellos, en la enseñanza ,en los valores que inculcaron, no con la regla , ni con la espada , sino con la voz calida y las buenas prendas Y ahí siguen y seguirán pasos seguros ,buena letra, mientras el mundo sea mundo y exista una madre que se preocupe de sus hijos ,mientras exista una mujer ,nueva o anciana ,que no se someta a los severos dictámenes del tiempo ,ni de la ancianidad ,ni del aburguesamiento , alguien ,que con cada suspiro, con cada nuevo trayecto, reviva los recuerdos de los ojos marrones de su madre sembrados en la cara de su nieto más pequeño, con los cabellos rizados de su abuelo, o en lo esencial de la vida , que son los abrazos ,los besos ,el cariño que no conoce de sangres , ni de linajes , sino de personas y de sentimientos Las madres de mayo que buscaban a los hijos que la dictadura les robó, fueron premiadas con el encuentro de los nietos, esperanzas nacidas de la espera y la ilusión de un retorno que se tornó imposible por los matadores de palomas y libertades, por los fusiles y las balas sin rostro ni cuerpo ,madres, revenidas en abuelas , nacidas del esfuerzo por seguir creyendo cuando la vida se te acaba y te muestra su lado mas cruento Abuelas que cuentan el cuento a sus nietos ,de los hijos que les robó la dictadura y la intransigencia ,lagrimas que vacían de dolor corazones, con la sonrisa de los niños nuevos, hijos de aquellos hijos que sin su voluntad se fueron. Todas ellas son la columna vertebral de nuestras casas ,nuestra sangre, nuestros versos ,nuestros relatos mas sentidos ,las historias que nos nacen en mitad de la noche cuando no se ancla el sueño ,las que suplen todas las horas libres de los trabajos, las que siempre están ahí cuando llamas ,la eterna vigilante ,la mejor guardadora ,la veladora sin cansancio del sueño placido de los hijos de sus hijos, la que vuelve en cuentos y en historias, la que regresa en tus propios nietos ,en sus risas ,en sus empujones y en sus llantos ,la que te hace ser lo que eres y luchar por lo que crees…es y será siempre la abuela de nuestros nietos.
saludos
Publicar un comentario