domingo, 20 de junio de 2010

JOSÉ SARAMAGO


QUE EMPAZ DESCANSE

Si uno conserva sus facultades mentales intactas y sigue estando atento e interesado por lo que pasa a su alrededor, a partir de los cincuenta se aprende muchísimo. Cada año te va enseñando a ser más bueno, más comprensivo, más compasivo. Por supuesto hay gente mayor nada recomendable; los años por sí solos no necesariamente conducen a la sabiduría.



Lo copie de un blog porque me parece muy real 
Publicar un comentario